Pelvia periparto

Periparto

Cuidar el piso pélvico durante la gestación y el posparto es indispensable para recuperar lo antes posible la funcionalidad y capacidad de realizar nuestras actividades diarias sin complicaciones. El principal factor de riesgo para el suelo pélvico no es el parto, es el desconocimiento.

Es posible entrenar nuestro suelo pélvico para que, llegado el momento del parto, su musculatura sea lo suficientemente elástica para permitir el paso del bebé sin producir desgarros y volver a tener un tono muscular para realizar sin problemas las funciones esfinterianas y sexuales.

Los beneficios que obtendrás son:
  • Un suelo pélvico tonificado para el momento del nacimiento de tu bebé
  • Evitar en la medida de lo posible partos instrumentalizados y desgarros
  • Reducir los índices de incontiencia urinaria y prolapsos (caída de órganos pélvicos)
  • Prevenir lumbalgias mecánicas y grandes diástasis abdominales favoreciendo su cierre.

Si después del parto o cesárea presentas incontiencia de urinaria, fecal o de gases, dolor pélvico o cualquier síntoma… no sigas sufriendo, podemos ayudarte.

¡Que la vida no se te escape!